Se suicida el policía atrincherado en un restaurante de Alcobendas

Tras ocho horas de encierro, el agente de Policía Nacional atrincherado, ayer martes, en un restaurante chino de Alcobendas, acabó quitándose la vida de un disparo en la cabeza. Eran las 22:50 h. de la noche. Los GEO se preparaban para entrar en el local, pero no llegaron a tiempo. Aunque los servicios sanitarios intentaron reanimarle, no pudieron hacer nada por él. El agente sufría problemas sentimentales. Por la mañana, publicó una carta en Facebook en la que se despedía de su familia y en la que contaba que tenía problemas con su mujer. Estaban en proceso de separación.

El agente, de 45 años, entró a primera hora de la tarde en el restaurante Yin He, situado en la calle Marqués de Valdavia. Tras sentarse a la mesa, sacó su arma reglamentaria y amenazó con quitarse la vida. Hasta el lugar, se acercaron dos negociadores y dos psicólogos de la Policía Nacional y miembros de los GEO además, de una ambulancia del SUMMA en modo preventivo.

Varias personas aseguraron que iba algo ebrio y que tras consultar el teléfono móvil sacó su arma y empezó a gritar que se iba a suicidar. Más tarde, pidió la presencia de un amigo del Cuerpo, que se presentó en el restaurante y con el que habló a través de su teléfono móvil. El conocido acabó entrando en el local acompañado de varios Geos. El policía, al ver que su amigo iba con varios agentes, sacó la pistola y efectuó al menos tres disparos intimidatorios. Los agentes abandonaron el local y en el interior quedó el funcionario, solo. Hasta el lugar, acudió también su esposa. Varios negociadores de la Policía trataron de contactar con el agente y convencerlo para que se entregase.

Sin embargo, el encierro acabó de la peor manera posible. A las 22:50 h., el agente acabó descerrajándose un tiro en la cabeza.

Fuente: El Mundo/Redacción
Foto: El Mundo