La Comunidad de Madrid eliminará 44 puntos negros en 124 kilómetros de la región

La Comunidad de Madrid eliminará 44 Tramos de Concentración de Accidentes (TCA) en 124 kilómetros de carreteras de nuestra región. El objetivo: reducir la siniestralidad. Las actuaciones se desarrollarán hasta finales de año y supondrán una inversión de 4,1 millones de euros.

El consejero de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, Pedro Rollán, ha visitado las obras que ya se están acometiendo en la carretera M-513 a su paso por Boadilla del Monte. Obras, que incluyen la instalación de barreras de protección, la colocación de hitos para balizar y señalizar correctamente la vía, la instalación de una banderola que señaliza un paso de cebra y la sustitución y mejora del muro protector situado a los lados de un puente, ubicado entre los kilómetros 3 y 4 de la M-513. Esta primera actuación, cuenta con un presupuesto de 34.000 euros.

“La eliminación de tramos peligrosos en las carreteras pasa, en muchas ocasiones, por realizar una correcta señalización en la calzada y mejorar el balizamiento, ya sea con señales luminosas o mediante señalización horizontal o vertical que sirva de ayuda en todo momento al conductor”, afirma la Comunidad.

La mejora en la M-513 que ha comenzado en Boadilla del Monte, es un primer ejemplo de las actuaciones que vamos a realizar hasta finales de año. Se van a eliminar en los próximos meses un total de 44 tramos peligrosos repartidos en 124 kilómetros de la Red Regional de Carreteras, que beneficiarán a 50 municipios de la región en el Oeste, Noroeste, Norte, Sur y Sureste y que se suman a las actuaciones llevadas a cabo el pasado año en el Noroeste y Este de la región”, ha señalado el consejero Rollán.

Junto a estas actuaciones, la Comunidad de Madrid, a través de la Dirección General de Carreteras, va a invertir un millón de euros en eliminar barreras peligrosas para motoristas en 14 carreteras de la región.

– Objetivo: reducir la mortalidad en las carreteras –

La Comunidad de Madrid cuenta con una red de 2.600 kilómetros de carreteras regionales. En la última década, la siniestralidad se ha reducido en un 70%. “El objetivo no es solo conservar de manera óptima nuestras infraestructuras, – ha señalado Rollán -, sino que es prioridad del Gobierno regional eliminar al máximo los accidentes en carretera”. De enero a junio de 2016, han fallecido 19 personas en las carreteras madrileñas (estatales y regionales), 5 menos que en el mismo periodo del año 2015. El objetivo: reducir al máximo estas cifras.