GEICAM y Sanse ponen en marcha la campaña “Pequeños cambios, grandes logros”

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Cáncer, el próximo sábado 4 de febrero, el Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama y el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, ponen en marcha la campaña ‘Pequeños cambios, grandes logros’. “La campaña tiene como objetivo trasladar a la población la importancia de adoptar hábitos de vida saludables para prevenir el cáncer de mama”, explica la concejala de Bienestar Social, Jussara Malvar. “Además”, prosigue la concejal, “esta acción recordará a las mujeres la importancia de participar en las campañas de cribado mamográfico para poder detectar de forma precoz el cáncer de mama y, por tanto, incrementar las posibilidades de curación”.

Esta iniciativa de concienciación social se desarrollará durante el mes de febrero y será visible en los 75 mupis repartidos en las principales calles de la localidad. Además, la revista municipal ‘La Plaza’ se hará eco de este proyecto, que también será difundido a través de un vídeo en Canal Norte TV Digital.

Se estima que en España una de cada ocho mujeres sufrirá cáncer de mama a lo largo de su vida. El sobrepeso, el abandono de una dieta saludable, el sedentarismo y el retraso en la edad para tener hijos son algunos de los factores de riesgo en cáncer de mama. A través de esta iniciativa, GEICAM y el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes facilitarán a la población sencillos consejos para que cada mujer, de forma individual, pueda reducir su riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Promover el fomento de la investigación del cáncer de mama es otro de los objetivos de “Pequeños cambios, grandes logros”. Para ello se ha habilitado un servicio de SMS al que cualquier vecino que esté interesado en colaborar podrá enviar un mensaje con la palabra GEICAM al número 28014.

La investigación es fundamental en la mejora del conocimiento y tratamiento del cáncer de mama. En la actualidad, gracias a ella, 8 de cada 10 mujeres lo superan a los cinco años del diagnóstico. En opinión de la doctora Eva Carrasco, directora científica de GEICAM, “la sociedad debe tomar conciencia de que los conocimientos y recientes avances que están modificando de forma favorable el manejo de esta enfermedad, tienen detrás una firme apuesta por la investigación. Además, de cara a la detección temprana, es de vital importancia concienciar a la sociedad en general, y a las mujeres en particular, sobre la importancia de participar en los programas de cribado mamográfico para diagnosticar tumores de mama en estadios precoces, en los que hay mayores probabilidades de curación”.

– Reducir el riesgo está en tu mano –

Cada mujer puede reducir su riesgo de padecer un cáncer de mama de forma individual introduciendo pequeños cambios en su dieta. Así lo refleja el “Manifiesto por los hábitos en la prevención del cáncer de mama”. “Existen alimentos asociados a nuestra dieta mediterránea sobre los que existen notables evidencias de que pueden tener una acción protectora, es decir, podrían prevenir hasta en un 30% el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Sin embargo, hay otros alimentos, como los productos grasos, carne, embutidos, dulces y bebidas azucaradas, de los que existen fuertes sospechas de que están asociados a un mayor riesgo de cáncer”, explica la doctora Carrasco.

– Ejercicio físico como prevención y terapia –

Estudios clínicos han demostrado que el ejercicio físico realizado de manera regular previene la aparición del cáncer de mama. Según explica la doctora Carrasco, “esta medida es más eficaz si la incorporamos a edades tempranas y, por supuesto, hay que eliminar otros hábitos como el tabaco y moderar el consumo de bebidas alcohólicas para prevenir este tipo de tumores”.

Son varios los estudios científicos que exploran la asociación entre actividad física y riesgo de cáncer de mama. Recientemente, un estudio epidemiológico del Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama, cuyos resultados han sido publicados en la revista Gynecologic Oncology, ha puesto de manifiesto que las mujeres españolas que hacen una vida sedentaria tienen un 71% más de riesgo de desarrollar cáncer de mama que aquellas otras que cumplen las recomendaciones internacionales de ejercicio físico (150 minutos a la semana de ejercicio moderado). El objetivo de esta investigación, que ha contado con la participación de 23 hospitales españoles, ha sido determinar el impacto del ejercicio físico en el riesgo de cáncer de mama y evaluar en qué medida cumplir las recomendaciones internaciones sobre ejercicio físico se asocia con menos posibilidades de desarrollar la enfermedad.