El Ayuntamiento consolida su Periodo Medio de Pago a Proveedores por debajo de los 30 días

El Ayuntamiento consiguió mantener el Periodo Medio de Pago a Proveedores en 27 días durante los ocho meses de este ejercicio 2020. Con esta media, la Administración Local, en particular, la Delegación de Economía y Hacienda, se mantiene por debajo del límite de los 30 días establecidos por la Ley de Morosidad de las Administraciones Públicas.

El concejal delegado de Economía y Hacienda, Juan Olivares (Cs), ha declarado que «estos datos mensuales en el Periodo Medio de Pago a Proveedores en estos 8 meses consolidan la solvencia financiera del Consistorio frente a las empresas», aclarando que «esta gestión revierte sin duda en los vecinos, ya que en el momento de trabajar con el Ayuntamiento, las empresas valoran mucho estos datos a la hora de ajustar y mejorar económicamente las ofertas a la baja para el municipio».

Esta media es de dos puntos superior a los resultados obtenidos en todo el año 2019, cuando, con 25 días de media en el periodo de pago, se consiguió un mínimo histórico. Este incremento se debe principalmente a la fase de Estado de Alarma, que influyó en los tiempos de los trámites. Desde la Delegación de Hacienda se apunta a que durante los próximos meses se seguirá trabajando para mejorar aún más este ratio.

Para el vicealcalde, Miguel Ángel Martín Perdiguero (Cs), estos datos «son una señal más de que la solvencia financiera del Ayuntamiento es uno de los pilares de la gestión del actual ejecutivo, en línea con la legislación nacional y comunitaria, obteniendo unas cifras que demuestran que también en este nivel el Gobierno de San Sebastián de los Reyes está implicado en la mejora del municipio».

«Quiero agradecer al equipo de Economía y Hacienda el esfuerzo por optimizar nuestros recursos y el trabajo que se está realizando, siempre enfocado hacia el beneficio para nuestros vecinos», ha concluido el alcalde de la ciudad, Narciso Romero (PSOE), que destaca «que la solvencia financiera es, posiblemente, la base más sólida para una gestión ambiciosa que persiga la protección social y sanitaria como la que estamos llevando a cabo en tiempos tan difíciles como los presentes.