Ayudas de 7.583 euros para los damnificados del incendio de Esperanza Abad

El Ayuntamiento ha concedido ayudas por valor de 7.583 euros a los damnificados por el incendio de la calle Esperanza Abad, sucedido el pasado 10 de octubre. Estas prestaciones pertenecen a un apartado propio de la Protección Social denominado ‘Ayudas de Emergencia Social’, dedicadas a la asistencia a vecinos y familias en situaciones de perjuicios y riesgos sobrevenidos.

Las ayudas fueron ofrecidas a las cinco familias afectadas por las llamas, aunque solo tres de estas hicieron uso de dichos recursos; las otras dos restantes las rechazaron por disponer de medios suficientes.

Como ha explicado la concejala delegada, Margarita Fernández de Marcos (PSOE), «estas ayudas son excepcionales dentro de la Ordenanza de Emergencia Social, y consisten en el apoyo de diversos tipos y en la asistencia a estas familias por parte del Ayuntamiento cuando se produce una situación de vulnerabilidad sobrevenida», como ha sucedido en el caso del incendio de la calle Esperanza Abad. En este caso concreto, las prestaciones se han segmentado entre aquellas destinadas a la vivienda, las dirigidas a la familia y las ayudas escolares para las familias con hijos en edad escolar.

Este tipo de ayudas económicas es solo una de las distintas categorías de prestaciones que ofrece a sus usuarios la Delegación de Bienestar y Protección Social. Además de las ya descritas, esta Concejalía proporciona prestaciones profesionales técnicas para atender las necesidades posibles y prestaciones materiales, como atención domiciliaria, teleasistencia, centros de atención diurna y manutención, entre otras muchas.

El sistema público de Servicios Sociales está constituido por el conjunto integrado y coordinado de programas, recursos, prestaciones, actividades y equipamientos destinados a la atención social de la población y gestionados por la Administración Local y Autonómica. 

Las profesionales del área (trabajadoras sociales, educadoras y psicólogas, además de personal administrativo) aseguran la globalidad e integridad de las intervenciones, así como la aplicación adecuada de los recursos disponibles.